El alcalde saliente y sus cuentas alegres… ¿763 obras?

Un alegre juego de palabras usa Jaime Nebot para hacerle creer a la ciudad que ha hecho una gigantesca cantidad de obras, la mayoría de las cuales solo están “en veremos”. En realidad se tratan de ofrecimientos más que realidades que se han vendido como hechos. En este análisis revisamos las cuentas alegres del alcalde, las que finalmente no cuadran -ni en cantidad ni en calidad-, con la realidad. 

Lenin Moreno anunció en la sesión solemne por la Independencia de Guayaquil el 9 de octubre pasado que construiría un “Tren playero” para unir las playas de Guayas, Manabí y Esmeraldas. El socialcristiano Franco Romero fue el primero en criticar la idea. Igualmente se han levantado voces en redes sociales con sospechan que la obra se construiría en terrenos aledaños a propiedades de gente cercana a funcionarios del Municipio.

ANÁLISIS / OPINIÓN/ Octubre 14, 2018

El Estado de Propaganda de Nebot volvió a evidenciarse en las fiestas octubrinas. Primero vimos a un alcalde en un tour de medios mostrando un paquete de documentos en su mano para convencer al televidente que hay más de cuatrocientas obras que entrega a la ciudad. Luego los magnos eventos fueron replicados con disciplina casi militar por ese aparato mediático masivo que se ha conformado con muchas pautas que lograron comprar lealtades y sumisiones. ¿Y el CNE? Bien gracias.

EL “PAQUETITO” Y LOS TESTIGOS DE LA OBRA

El alcalde saliente pasó por los prime time de Ecuavisa, Teleamazonas, RTS y varias radios en donde complacientes periodistas -como pagando las pautas publicitarias de la Alcaldía– le felicitaban de antemano por la “gran-obra-gran” de la que asumían ser testigos fieles.

Ninguno se atrevió a cuestionar sobre lo que no pudo cumplir Nebot: barrios marginales no atendidos, inseguridad, delincuencia, drogas, violencia y represión a informales, privatización y falta de transparencia. No, todos fueron obsecuentes acólitos de las aseveraciones de su mejor cliente. Por su parte, el saliente mostraba el paquetito y repetía: “aquí hay más de cuatrocientas obras…”. Curiosa forma de comprobar una gestión.

Periodistas obsecuentes no cuestionan y dan por hecho todo lo dicho por Nebot

Lenín Artieda de Ecuavisa fue uno de los complacientes entrevistadores a Jaime Nebot, quien con 40 hojas de papel en mano amenazaba con leerle las más de cuatrocientas obras parte de su última gestión.

INTENTE AVERIGUAR Y PUEDE SER BLOQUEADO

Sin embargo cuando este portal quizo entrar a comprobar en detalle los cientos de obras promocionadas, en el sitio web del municipio solo aparecen como generalidades en los documentos oficiales y discursos, pero para conocer el avance, presupuesto, contratistas y otros detalles -conforme lo  establecen las normas de transparencia y acceso a la información-, se obliga a recurrir al portal institucional del Municipio que impide un libre y fácil acceso e impone trabas que bloquean el legítimo derecho del ciudadano a conocer que se ha hecho y en que se han invertido sus tributos.

CRONOLOGÍA DE LOS OFRECIMIENTOS

Hace tres meses, en Julio del 2018 se anunciaron 421 obras para la ciudad. En este mes se prometen 342 más. Total 763 obras son las promocionadas al unísono de las celebraciones octubrinas. Seguro en diciembre del 2018, al inicio de la campaña electoral, serán más de mil los compromisos que el alcalde saliente promocionará en un sistemático baratillo de ofertas en que ha convertido la gestión municipal a propósito de cada fiesta cívica de la ciudad.

Curiosamente en primera plana lucen sus candidatos: el concejal  Morales -que tiene méritos para estar allí- y la candidata, en su papel de Asesora de Gestión Comunitaria del Municipio, función inventada para promoverla electoralmente. Ella no está allí por su cargo, no debería -como es obvio-, sino porque necesitan mostrarla para ganar votos. ¿Es eso manipulación?, ¿es una artimaña publicitaria inmoral?

La Asesora de Gestión Comunitaria del Municipio o mejor dicho la candidata socialcristiana en primera plana para lucir ante las cámaras.

En la práctica, simulando ser un mecenas de Guayaquil, el padrino de las buenas obras, Nebot ofrece en cada fecha cívica entregar, firmar, suscribir, reconocer, ratificar, dialogar, proyectar, adjudicar, constatar, regenerar, inspeccionar, ampliar, diseñar, controlar, pilotear, asegurar, amar, consentir y no dar palo a los ambulantes, pero poco se sabe de la ejecución de la cantidad de obras ofrecidas y sobre todo, cuánto le costarán al bolsillo de cada guayaquileño, en cuánto dejará endeudada a la ciudad, de quiénes son las empresas que se encargarán de ejecutar los ofrecimientos.

CONTRATANTE MAS DISPENDIOSO QUE PETROECUADOR

No en vano, el Municipio de Guayaquil es es el gobierno autónomo descentralizado que ha adjudicado los contratos más costosos de la gestión pública en este año 2018 y de cuya ejecución o su inicio no se tiene información adecuada.

De enero a agosto de este año, el cabildo adjudicó obras y servicios por 235.6 millones de dólares, casi el doble de lo que por los mismos conceptos gastó Petroecuador en similar período y que fue de 135 millones de dólares, con la diferencia que los recursos que genera Petroecuador son entregados al presupuesto general del estado y de ahí distribuidos a todo el país.

El cabildo guayaquileño adjudicó obras por casi el doble que lo que adjudicó Petroecuador

De la contratación municipal se informa poco. Si los contratos tienen presupuesto propio o se los hace con créditos nacionales o internacionales; si son obras de los organismos o bancos de desarrollo o si simplemente son obras del gobierno nacional que se adjudica el municipio para su propaganda; cuanto de ese dinero es del municipio o proviene de empréstitos que luego debemos pagar todos los guayaquileños. No se sabe.

LAS TONTERIAS DE DAHIK TUTELADAS POR NEBOT

Es evidente el objetivo político del Alcalde: fijar en el imaginario del electorado guayaquileño los números de los trabajos propuestos por el Municipio de Guayaquil con presupuesto del estado para adjudicárselo a su candidata que, sin haber ejecutado una sola obra en toda su vida, pretende convertirla en la heredera de sus realizaciones.

Alberto Dahik propuso que el “modelo exitoso” de Nebot se perpetúe. La ciudadanía le dió una sonoro rechazo a esta iniciativa antidemocrática.

Las dudas de la ciudadanía y del propio alcalde saliente con respecto a la capacidad de ejecución de la candidata municipal quedan en evidencia, más aun cuando patrocinó la propuesta antidemocrática de su amigo Alberto Dahik para “blindar el modelo de gestión” de la ciudad a través de una consulta popular, propuesta que fue rechazada por la ciudadanía.

Este modelo, que rige desde el año 1992 bajo la égida socialcristiana se evidencia cada vez más caduco, privatizador y excluyente. No obstante la sola idea de blindar el modelo evidencia a un ser ególatra que se cree predestinado y con extremas ansias de perpetuarse en el poder.

El modelo socialcristiano que rige desde 1992 se evidencia cada vez más caduco, privatizador y excluyente.

Nebot en retirada, busca blindar el modelo con contratos, acuerdos, cartas de intención, adjudicaciones, convenios y hasta con comités de “notables”, pretende dejar la ejecución de sus obras grabando en piedra la continuidad del modelo que muchos guayaquileños exigen cambiar.

LA LISTA DE NOTABLES O LA LISTA DE LA INDELICADEZA 

Al parecer, a Nebot le preocupa se destape la caja de pandora y sus cartas políticas están hechadas en esa línea. Sus insistentes y sistemáticos ataques a Jimmy Jairala, quien emprendería una fiscalización a las dos décadas socialcristianas, lo dejan en evidencia, igual que el abuso de poder demostrado al dejar seleccionada una lista de “notables” de Guayaquil para conformar juntas cívicas, fundaciones, beneméritos cuerpos y hasta el Comité Coordinador-Promotor de la Iniciativa Cívica Doscientos Años. 

En forma insólita, Nebot se autodeclara notable y se incorpora así mismo al listado

En forma insólita, Nebot se autodeclara notable y se incorpora a sí mismo al listado y no solo eso,  ubica también a quienes serán ex concejales, que, pese a que culminarán sus períodos en pocos meses, pretenden organizar y presidir esa celebración en octubre del año 2020. Consultados algunos de los enlistados, afirmaron que hubo conversaciones y propuestas, pero que no habían dado su consentimiento definitivo al respecto.

Nebot se toma atribuciones del próximo alcalde hasta el 2020, con una lista de allegados, socios y amigos. 

LA LISTA DE NOTABLES O LA LISTA DE LA EXCLUSIÓN

De filas de Centro Democrático, partido que lidera Jimmy Jairala, supimos que de llegar a la Alcaldía, ese listado será revisado pues creen que allí hay prominentes guayaquileños que deben ser ratificados pero que también hay infiltrada una camarilla de socios y amigos de Nebot que deben ser fiscalizados antes de nada.

Jimmy Jairala ha dicho que revisará esta lista y la hará más inclusiva y con participación de líderes populares. Ratificará algunos nombres y eliminará a otros.

También, afirman que el listado es altamente excluyente pues no se han tomado en cuenta a líderes barriales de sectores populares, ni a dirigentes gremiales, de trabajadores, informales, de jóvenes y otros sectores que Nebot acostumbra a discriminar por su pensamiento, edad o condición social.

URGE UN CAMBIO DE MODELO

Los socialcristianos han sido el único partido político en el Ecuador que gobernó una ciudad por 26 años con dos líderes que quieren entregar el sillón de Olmedo al coideario de su gusto, a sus delfines que no pueden apartarse del modelo que luce ya agotado para una ciudad que los superó en necesidades y en desafíos.

Ya no se trata de una ciudad solo de turistas o de propaganda, de metrobuses atestados o de de puentes hacia zonas privilegiadas, es una ciudad con más de la mitad de su población bajo el agua en el invierno, aislada por vías inaccesibles, sin dotación de agua o alcantarillado, con una informalidad que supera las estadísticas municipales y que la saliente administración solo alcanza a dejarla controlada a golpes y garrotazos.

Guayaquil es una ciudad que la saliente administración la deja incontrolable. Nebot solo ha alcanzado a responder este grave problema social con golpes y garrotazos.

Guayaquil clama por una administración mas social, humana y participativa. Más horizontal y mas atendida. El asfalto ha llegado a muchas calles en las que no hay alcantarillado, o el agua potable alcanzó a zonas en las hay gente pobre que no tiene una vivienda habitable y menos con baño y cocina. Guayaquil requiere de más atención a la regeneración humana antes que la urbana.

¿FIN DEL MODELO SOCIALCRISTIANO?

Hay detalles claves que Nebot se niega a considerar: la posibilidad de que su modelo termine con la elección de otro alcalde que no sea su candidata y la fiscalización a la que será sometido. Esas 763 obras anunciadas a última hora, en el arranque de una campaña electoral, deberán ser también fiscalizadas.

“Nebot es la última carta que le queda a la derecha oligárquica”

Lapidariamente, alguien dijo en su momento y con acierto: “Nebot es la última carta que le queda a la derecha oligárquica”. El por su parte hace lo de siempre: forja alianzas, acuerdos obscuros y pactos deshonestos que allanen el camino  para cumplir con su sueño electoral en el 2021, consolidar su poder hoy compartido con los despojos del correísmo y llegar a la Presidencia de la República como única aspiración de poder y vanidad personal. ¿Será que podrá lograrlo?

Escríbanos a maderaguerreropress@gmail.com