MODELO SOCIALCRISTIANO AGOTADO EN GUAYAQUIL

Encuesta reciente devela las principales causas del descontento en Guayaquil, bastión socialcristiano. La violencia desde el poder, la insensibilidad social, el excesivo cobro de multas, la incapacidad para resolver problemas como la delincuencia, el tráfico vehicular y carencias de los servicios básicos, son algunas de las causas que desnudan las deficiencias del  modelo de gestión socialcristiano en el Municipio de Guayaquil.

 

INVESTIGACIÓN / Septiembre 4, 2018

El modelo socialcristiano se evidencia últimamente muy agotado, así lo demuestra una encuesta de TestDatos realizada en los últimos días en la que el 58% de los consultados creen necesario un cambio de estilo y de objetivos en la gestión municipal de Guayaquil, con la finalidad de reorientar sus servicios y propuestas en favor de sectores que no han sido atendidos en estos casi 19 años de administración socialcristiana al mando de Jaime Nebot.

La encuesta, efectuada en diversos sectores de la ciudad con 843 entrevistas, establece que en promedio el 55% de los ciudadanos creen que la administración de Jaime Nebot no pudo erradicar la inseguridad, el consumo de drogas, las falencias del transporte público ni las carencias de servicios básicos como agua potable alcantarillado y energía eléctrica en amplias zonas populares de Guayaquil, contrastando todo con intensas campañas de propaganda que hablan solo de la ejecución de obras en determinadas zonas privilegiadas de la ciudad.

Si bien es cierto que el 48% de los guayaquileños coinciden en reconocer los esfuerzos del alcalde por la regeneración de ciertos sectores aventajados y de turismo de la ciudad, un porcentaje casi similar, el 46%,  manifiestan su inconformidad con la obra de Nebot Saadi por la orientación que siempre le dio en beneficio de ciertos sectores de privilegio en Guayaquil, en desmedro de las zonas más necesitadas de la urbe.

Un 18% de los guayaquileños cree que la gestión del Alcalde ha sido insensible con respecto al tema del microtráfico y el consumo de drogas, ya que el cabildo no fue capaz de visibilizar ese peligro y no realizó ninguna campaña de prevención o de educación del mal que hoy afecta a numerosas familias del Puerto Principal.

La delincuencia y la violencia son otras de las tareas con deuda del burgomaestre porteño y que merece la atención del 16% de los guayaquileños que creen que Jaime Nebot pudo haber hecho mucho más por la seguridad de los guayaquileños cuando tuvo a su favor presupuesto adicional del estado con ese fin y contó con el apoyo de una policía más equipada.

El Municipio se ha vuelto una instancia represora y cobradora de exageradas multas a conductores

El 9% de los consultados muestran su indignación con el proceder del Municipio de Guayaquil que desde que asumió las competencias de tránsito en la ciudad, se ha vuelto una instancia represora y cobradora de exageradas multas a conductores profesionales y a ciudadanos en general.

El chantaje y la presión se han vuelto cosas de todos los días en las calles guayaquileñas ante inconsultas contravenciones que son primeros sancionadas y luego razonadas, quitándole a los ciudadanos hasta el más mínimo derecho a la apelación y a la duda. No es posible que las multas por una infracción, debamos pagar uno o mas salarios mínimos vitales,  300 o 400 dólares a un chofer profesional que en un taxi gana máximo 15 dólares por día, aseguran los profesionales que se sienten hostigados por la acción de los agentes de tránsito.

Un 7% de los entrevistados asegura que no hay autoridad a la que se pueda recurrir con este problema de las multas, ya que en ningún lado se nos escucha dicen los conductores de Guayaquil, mas aún cuando el propio titular de la Autoridad de Tránsito Municipal, Andrés Roche, señala que «los controles eficientes y multas disuasivas salvan vidas y corrigen malas acciones”, respaldando la vigencia de exageradas sanciones en contra de los ciudadanos de Guayaquil.

Un 5% de los consultados señalan que en los 19 años de la alcaldía de Nebot, se ha acrecentado la violencia sin que se vea la mano del Municipio en planes para controlarla o prevenirla. Al contrario, dicen, la violencia nace del propio Municipio cuando se agrede y se violenta los derechos de los comerciantes informales que cada día se enfrentan con la falta de ventas y con la rudeza con la que son reprimidos por los policías municipales, a quienes se los ha formado solo para coartar las libertades de los guayaquileños humildes.

La violencia nace del propio Municipio cuando se agrede y se violenta los derechos de los comerciantes informales.

Un porcentaje similar de ciudadanos, 10%,  se quejan por las fallas del sistema de recolección de basura, las fallas en la limpieza de aceras y calles, lo que se evidencia aún mas con la llegada del invierno que cada año inunda amplias zonas de la ciudad. El 9% de los consultados cree que el Municipio no ha promovido sistemas ni alianzas para desarrollar la creación de empleo nuevo ni se ha preocupado por ofrecer opciones para el crecimiento de la mediana o pequeña empresa que genera empleo en toda la ciudad.

Pero un 7% de los consultados critica el excesivo gasto municipal en propaganda que se paga con los impuestos de los ciudadanos y que creen que debería ser orientada hacia otros fines como la salubridad y la seguridad en los barrios populares de Guayaquil.

El Municipio de Guayaquil ha pagado más de 25 millones de dólares solo en propaganda.

En lo que va del año, el Municipio de Guayaquil ha pagado más de 25 millones de dólares solo en propaganda y eso molesta a los ciudadanos porteños que no están de acuerdo que su dinero sea gastado en promover las obras municipales en zonas privilegiadas o en propaganda de los candidatos socialcristianos, y que no se invierta en obras y servicios para muchos sectores populares que no han sido incluidos en los planes municipales desde hace 18 años.

Ante la pregunta de que si creen que una mujer podría ser buena alcaldesa de Guayaquil, el 46% de los consultados sostienen que tal vez otra mujer que no sea Cinthya podría hacerlo, ya que la candidata socialcristiana carece del liderazgo y la fortaleza que requiere la autoridad de una ciudad como Guayaquil.

El 46% de los consultados sostienen que tal vez otra mujer que no sea Cinthya podría ser una buena Alcaldesa.

Los consultados opinan que mejor candidata hubiera sido la actual Vicealcaldesa de la ciudad, Doménica Tabacchi por su experiencia en temas de desarrollo de la ciudad y de gestión en los últimos años junto al Alcalde Nebot, y no se explican las causas por las que burgomaestre no dió su visto bueno por una candidata que cumple con los requerimientos y aspiraciones de los guayaquileños.

Nebot se equivocó al no respaldar a Doménica Tabacchi como candidata a la Alcaldía de Guayaquil. Lo dice un 46% de los guayaquileños.

Ella, Cinthya, no será capaz de continuar o mejorar la obra de Nebot coinciden los consultados, ya que mientras fue asambleísta o diputada no presentó proyectos ni fue capaz de fiscalizar la gestión de tanto funcionario corrupto en el Ecuador. La encuesta demuestra que el 58% de los guayaquileños están seguros que Doménica Tabacchi sería una mejor alcaldesa de Guayaquil, mientras que solo el 37% cree que mejor alcaldesa sería Cinthya Viteri. Un 5% de los consultados no responde.

En la misma encuesta, una gran mayoría de guayaquileños entrevistados aseguran que otro error del partido social cristiano es haber escogido a un bailarín político como candidato a Prefecto del Guayas, dejando de lado nuevamente a una mujer con capacidad para desempeñar esta función, Doménica Tabacchi.

Un 79% de los ciudadanos guayaquileños creen que Tabacchi es mejor candidata para la Prefectura que Morales

Un 79% de los ciudadanos guayaquileños piensan que Tabacchi es mejor candidata que Morales para la Prefectura y la apoyarían sin dilaciones; mientras que el 17% respaldaría al ex presentador y ex futbolista Carlos Luis Morales. El 4% de los consultados no sabe a quien apoyar o prefieren confesar su indiferencia ante esa elección.

Se consulta a los guayaquileños si cree que hay actos de corrupción en los 19 años de esta Alcaldía, el 46% de los ciudadanos creen que muchas de las obras de relumbrón de la ciudad, se han ejecutado bajo procesos poco claros, con beneficio para los amigos del grupo del Alcalde. Mucho dinero debió circular con esas negociaciones y aunque hayan cogido plata, hicieron algunas cosas como los malecones y los desfiles dicen los guayaquileños.

El 51% de los consultados cree que la gestión de Jaime Nebot, debe ser fiscalizada profundamente.

El 51% de los consultados cree también que luego de este amplio período de gestión de Jaime Nebot, se hace necesaria una fiscalización profunda de esta etapa y aseguran que la candidata Viteri no será capaz de hacerlo por la afinidad y compromisos que mantiene con el Alcalde, al haber sido su secretaria,  colaboradora y coidearia promovida por Nebot para dos candidaturas presidenciales que las perdió.

Si ella es elegida, cubrirá las espaldas de Nebot y no permitirá que se responda por el destino de los dineros que por impuestos y más pagos se hace al Municipio del Puerto Principal. Si la Contraloría de Carlos Pólit, amigo de Nebot, fue la que fiscalizó su accionar en el Municipio, con más razón los ciudadanos necesitamos saber qué paso en estos casi 20 años de su alcaldía.