NUEVO CNE, CON «DIOS» Y SIN LEY

¿Quién es el poderoso «dios» que está detrás de la premura en la conformación del Consejo Nacional Electoral definitivo y las Juntas Provinciales Electorales? El sistemático atropello de procedimientos permite abrir sospechas de irregularidades y hasta de fraudes en los comicios venideros.

A la derecha, en el círculo, el nuevo Presidente de la Junta Provincial Electoral del Guayas, Gustavo Loor, militante socialcristiano que deberá garantizar la transparencia en los comicios seccionales del 24 de marzo de 2019. Las encuestas definen un empate técnico entre su coidearia Cynthia Viteri y el actual prefecto Jimmy Jairala.

OPINIÓN Y ANÁLISIS / Noviembre 27 de 2018

Todo se armó rápidamente, sospechosamente, como si una orden desde lo más alto los moviera en una dirección predeterminada y para un final prefabricado. Una interpretación no contemplada en los reglamentos para favorecer a los partidos políticos tradicionales, una selección en función de sus afiliaciones y simpatías políticas, una designación y posesión apresuradas y, por último, una elección de autoridades con 3 de sus cinco miembros, configuran la realidad de un cuestionado Consejo Nacional Electoral definitivo en funciones.

Las decisiones del CNE en plena campaña electoral no podrán ser apeladas porque no existe un Tribunal Contencioso Electoral.

NUEVOS CONSEJEROS SON ILEGÍTIMOS

Así como lo leyó, así de apresurada fue la selección y posesión de los cinco nuevos miembros del CNE definitivo que, sin cumplir con lo que estipulan los reglamentos o lo contemplado en los anexos de la Consulta y Referéndum de febrero del 2018, fueron elegidos de manera ilegal e inconstitucional por un Consejo de Participación Ciudadana más preocupado por las presiones políticas y las apariencias, que en respetar las leyes y la voluntad popular expresada en las urnas. En la práctica, este CNE nace con vicios de nulidad y sin legitimidad constitucional, lo que puede empañar su gestión y decisiones en el futuro.

Las presiones políticas y las conveniencias en el CPCCS pudieron más que la ley y el mandato popular en la designación del nuevo CNE.

SE VIENEN ELECCIONES CON «DIOS» Y SIN LEY

En medio de tanta ilegalidad, el pleno del nuevo Consejo Nacional Electoral, convocó al apuro el pasado 21 de noviembre a la elección de autoridades seccionales, alcaldes, prefectos y de los nuevos miembros del Consejo de Participación Ciudadana, con una grave falencia en el proceso: no existe el órgano de control electoral, el Tribunal Contencioso Electoral, instancia encargada de administrar justicia electoral, de ventilar impugnaciones y garantizar los derechos políticos de los ciudadanos y de las organizaciones políticas.

El tema se remonta al 29 de agosto del 2018, cuando el pleno del CPCCS-Transitorio decidió cesar en sus funciones a tres de los cinco jueces del Tribunal Contencioso Electoral, Mónica Rodríguez, Vicente Cárdenas y Miguel Pérez, por una supuesta mala gestión en el manejo de los recursos públicos de ese organismo. Permanecieron en el cargo, dos jueces: Arturo Cabrera y Patricia Guaicha

33 causas están represadas desde agosto en el Contencioso Electoral por la falta de tres jueces.

Desde esa fecha, 33 causas y procesos quedaron en suspenso a la espera de que el CPCCS designe en concurso de méritos y oposición a los tres restantes miembros del Tribunal puesto que un cuerpo colegiado con solo solo dos de sus cinco jueces no pueden resolver nada en derecho.

Pero eso hasta hoy no se hizo, es decir que hay autoridades mal nacidas, un «dios» que está en todas partes y nadie lo puede ver y un Código de la Democracia incumplido que en su momento les puede rebotar a todos los actores materiales e intelectuales de este despropósito.

VIOLACIÓN TRAS VIOLACIÓN 

Pero hay más, el 27 de noviembre el CPCCS, violentando todos los procedimientos, designa tres jueces temporales para el Tribunal Contencioso Electoral de entre los candidatos propuestos por una sola función del Estado. Ellos son María de los Ángeles Bones, Ángel Torres y Joaquín Viteri y los posesiona para que actúen mientras se realiza el concurso de selección definitiva. Violación tras violación que puede generar que se invaliden todos los actos futuros de ese organismo.

¿CARGOS QUE SE ASUMEN O SE USURPAN?

Los nuevos jueces temporales del Contencioso ocuparán esos cargos hasta que el Consejo de Participación convoque a un concurso y nombre a los jueces definitivos. Bones y Viteri estarían usurpando un cargo y sus decisiones serían ilegítimas -por decir lo menos-,  ya que fueron seleccionados de una terna enviada por la Función de Transparencia, puesto que ni el Ejecutivo ni el Legislativo presentaron candidaturas, como manda la Ley.

Los jueces temporales se designaron «a dedo», sin cumplir con las normas y provienen sólo de una terna enviada por la Función de Transparencia.

Torres fue escogido por el mismo Consejo de Participación Ciudadana, «a dedo»,  en reemplazo de Víctor Agila. «Se evaluaron los nombres, se verificaron los antecedentes y por eso se cambió», dijo el consejero Pablo Dávila, al afirmar ligeramente que era potestad del Consejo de Participación proceder sin meritocracia de por medio.

Se violó la ley al elegirlos sin concurso, sin analizar méritos u oposición de los candidatos, marginando a la vez, valiosas otras opciones. Cabe la pregunta entonces, ¿de dónde salieron y con qué méritos llegaron Bone, Torres y Viteri?. ¿Cuál fue el todopoderoso que los recomendó?.

Nadie sabe quien recomendó o cómo se eligió a los nuevos jueces del Tribunal Contencioso Electoral.

INDIGNACIÓN CIUDADANA, PIDEN DESTITUIR A TRUJILLO

El artículo 224 de la Constitución señala que los miembros del CNE y del Contencioso Electoral serán designados por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, previa la selección mediante concurso público de oposición y méritos, con postulación e impugnación de la ciudadanía y garantía de equidad y paridad de género, de acuerdo a la ley.

El colectivo Acción Jurídica Popular pide que Julio César Trujillo sea destituido y suspendido de sus derechos políticos por nombrar jueces electorales sin cumplir con lo que dispone el código de la Democracia.

David Paz Viera del colectivo Acción Jurídica Popular, presentó la denuncia y solicita que Trujillo sea sancionado con el Artículo 285 del Código de la Democracia, numeral 3, es decir que se lo sancione con la destitución del cargo y la suspensión de los derechos políticos por un año, al haber decidido en el pleno por el presidido, designar jueces transitorios en el organismo que cuenta con solo dos de los cinco magistrados titulares.

Paz cuestiona que se intente designar autoridades de «forma extraña o alejada a lo que dispone el ordenamiento jurídico. Una denuncia similar presentó la ex presidenta del Consejo Nacional Electoral Nubia Villacís el 21 de noviembre pasado, también en el Tribunal Contencioso Electoral, pero no hay quien resuelva.

FRAUDE EN GUAYAS Y OTRAS PROVINCIAS

A este problema debemos sumar el hecho que el CNE temporal, conformado por Gustavo Vega, Camila Moreno, Diana Atamaint, Alberto Molina y José Cabrera Zurita, a horas de concluir su gestión, procedió a designar parcialmente las Juntas Electorales Provinciales, sin que se conozca los nombres, respaldos, experiencia o formación de sus miembros, violentando expresas disposiciones de la Ley.

¿Quiénes conforman las Juntas Provinciales Electorales nombradas al apuro por el CNE temporal?

Varias juntas no cumplen con el requisito de paridad de género, en otras provincias no se han presentado aun los vocales y se conoce de a poco otras anomalías que configuran problemas en la integración de los entes que deberán llevar delante el proceso electoral del próximo 24 de marzo en cada una de las 24 provincias del país y en el exterior.

Dirigentes de varios partidos y movimientos políticos del país, entre ellos Centro Democrático, Partido Socialista y otros, cuestionan los procedimientos del CNE que favorecerían al PSC que ubicó solo a sus delgados en todos los organismos electorales.

Horas antes de dejar el cargo, el ex consejero Alberto Molina justificó que al acercarse la fecha de la convocatoria a las elecciones se vieron “obligados” a designar a las juntas para cumplir con el Código de la Democracia y el cronograma. Es decir que el apuro primó más que el respeto a la ley.

Horas antes de salir de sus cargos el CNE temporal designó a todos los consejos electorales en las 24 provincias del país.

ESTRENO DEL CNE CON ACTORES AFINES AL PSC

La actual presidenta del CNE, Diana Atamaint, dijo que las impugnaciones que se presentaron a esas designaciones, fueron resueltas por el mismo ente electoral. ¿Dónde queda entonces la independencia, la equidad y el rescate de las instituciones por las que votó el país en febrero del 2018, si en las decisiones de los organismos de selección prevalecen criterios que nunca fueron considerados en los reglamentos ni en los anexos de la consulta?.

¿Los 13´261.994 ciudadanos convocados para las elecciones del 2019 tendrán las garantías y seguridad necesaria de que su voto será respetado y se cumpla su voluntad? ¿Un cronograma es más importante que el cumplimiento de normas y disposiciones electorales?

La Función Electoral actúa mal y con urgencia atendiendo las disposiciones del partido Socialcristiano.

Una especial coincidencia: Gustavo Loor,  un recalcitrante militante del partido Socialcristiano es el nuevo presidente de la Junta Provincial Electoral del Guayas.

Mal se estrena la función electoral permanente que entre la urgencia y la importancia de lo que deben hacer, les gana la prisa, la improvisación y la presión de los grupos de poder político, como el PSC, que domina el poder electoral. ¿Para qué? en cuatro meses lo sabremos.

Escríbanos a maderadeguerrerosec@gmail.com