Vota por “Cynthia Disney y Miami Morales”…

Para ganar votos regalaban pelotas, fundas de arroz, colchones y sillas de ruedas. Ahora Nebot aterriza a Papá Noel en barrios populares y trae un burdo espectáculo –“Holyday Parade”– para intentar levantar las campañas de Viteri y Morales. El populismo no ha muerto, lo reinventan los socialcristianos con un burdo espectáculo enajenante cuyos referentes son el Pato Donald, Papá Noel y Mickey Mouse. ¿Es esto también campaña anticipada?. ¿Cómo se financian estos eventos populistas?. ¿Los pagamos los contribuyentes guayaquileños?.

A falta de pan, circo. “Holyday Parade” (?) Ni siquiera se tomaron la molestia de poner el nombre en español. Lo importante es conseguir votos para Cynthia y Morales, aunque los métodos sean inmorales.

OPINIÓN / Diciembre 10, 2018

Cuando no hay ideas propias es preferible copiar y en tiempo de austeridad es mejor gastar. Ese parece ser el criterio del saliente alcalde de Guayaquil Jaime Nebot con su “Holiday Parade” del 9 de diciembre pasado, copy-paste de la celebración tradicional de Acción de Gracias (Thanksgiving) que desde hace casi un siglo se celebra en Nueva York. El caso amerita un profunda reflexión.

¿CUÁNTO CUESTA UN EVENTO COMO ESTE?

Es un evento millonario y se estima que puede costar al menos unos 6 millones de dólares montar un espectáculo de esta envergadura. Es tan alto su valor que no alcanza a pagar la Alcaldía neoyorquina sino que se financia con auspiciantes privados como cadenas televisivas y la firma Macy´s, principal sponsor de la celebración.

Armar un evento de esta envergadura es muy costoso. Ni la alcaldía de Nueva York alcanza a financiarlo, por ello consigue auspiciantes privados como Macy´s.

Ahora bien, si el dinero erogado para financiar esta millonaria Parade” sale del bolsillo del alcalde, de la candidata o de su partido, bueno debemos agradecérselos profundamente, pero si son fondos públicos los que se usaron, es sumamente cuestionable.

Un evento millonario como este nunca antes se hizo y justo aparece en tiempos de precampaña, gastando millones de dólares de dineros de los contribuyentes; amerita entonces que el alcalde rinda cuentas y responda cuánto costó, con qué criterios se decidió y con qué fines se ejecutó.

CALIDAD DEL GASTO

Los fondos de la Alcaldía provienen de asignaciones del gobierno central, de impuestos pagados por la ciudadanía y de multas cobradas mayormente por la ATM. El dinero público es sagrado y por ello la calidad del gasto de cada centavo de los recursos municipales debe ser extremamente cuidada.

Es evidente que para montar esta “Parade” primaron criterios meramente electoreros con el fin de favorecer a los candidatos Viteri y Morales.

Es obvio que en esta “Parade” primaron criterios demagógicas y evidentes intereses electoreros, lo cual genera un manto de desconfianza sobre la honestidad con la que presuntamente se habrían manejado los recursos de los guayaquileños durante los 26 últimos años de administraciones socialcristianas.

¿Y JUAN PUEBLO? OTRA VÍCTIMA DE LA EXCLUSIÓN NEBOTCISTA…

Por el malecón desfilaron Shrek, Garfield, Kung Fu Panda, el Grinch y otros bichos propios de Hollywood, creados por una sociedad de consumo nada ejemplar para una ciudad que debiera destacar sus propios valores e íconos.

Juan Pueblo no fue invitado, fue excluido de la fiesta. Él dice que debe ser porque no es pelucón y que frente a Mickey Mouse, luce impresentable.

Juan Pueblo, tan usado y abusado por el alcalde saliente fue el gran ausente de esta “Parade”. Fue excluído seguramente por cholito o por vivir en Bastión Popular o Monte Sinaí. Un pobrete como Juan Pueblo no cuajaba en este despliegue de estrellas “american style”, por eso mejor lo borraron del mapa.

¿MAGNANIMIDAD EN NAVIDAD O CÁLCULO POLÍTICO?

Un anuncio municipal que proclama que retirarán a sus garroteros de las calles para que los informales puedan vender en la vía, en los portales, en las zonas aledañas a los sectores regenerados, cerca de los malls, causa sorpresa. Ahora no te doy palo pero mañana sí.

“Hoy no te doy palo, mañana si”. La imagen de garroteros está afectando las previsiones electorales del PSC.

¿Los nebotcistas están mostrando su espíritu solidarioen Navidad? De ninguna manera. Se trata de cálculo político porque evidentemente su imagen de “garroteros” los está afectando en sus previsiones electorales.

El derecho al trabajo es una garantía constitucional conculcada por esa cultura y práctica socialcristiana de dar trabajo solo a sus amigos pudientes, solo a sus socios y perseguir al humilde vendedor de esquina, a los pobres de Guayaquil.

COMPRANDO VOTOS CON IMÁGENES

Pero cabe recordar que la primera parte del show fue antes, en la presentación de los candidatos a concejales. Con sobrada sabiduría popular el tuitero Cuentero de Muisne lo graficó: “No sé si Nebot está anunciando candidatos del PSC o la creación de un nuevo canal de TV”.

Andres Guschmer ex Teleamazonas, Jorge Rodríguez ex Telamazonas, Carlos Luis Morales ex TC, Ursula Strenge ex Ecuavisa. Esa es la meritocracia de Nebot y Cynthia, tienen que ser famosos para ser candidatos. No importa si son honestos o capaces.

EL MALECÓN, OTRO NEGOCIO PARA POCOS, POR MUCHO TIEMPO

El Malecón Simón Bolívar, que se inició con un capital semilla donado por los guayaquileños, fue concesionado a una Fundación privada por 99 años. Es decir que durante un siglo no pertenecerá ni al Municipio, ni a los guayaquileños porque es un negocio privado; en consecuencia, no hay transparencia ni sabremos con claridad cuánto genera de rentabilidad.

Sólo los juegos mecánicos estarían redituando ganancias por alrededor de 25 millones de dólares que van a parar a manos de concesionarios privados cercanos al poder político local.

La plana mayor socialcristiana en el “Safari Extreme” del Malecón, vendiendo la imagen que la felicidad es mayor mientras más te parezcas a Miami, Orlando o Nueva York.

No obstante, Nebot y Cynthia juegan y se pasean orondos por el Malecón e inauguran juegos mecánicos como La Perla, el Safari Extreme, haciéndole creer al electorado que es un logro municipal. No lo es. Es un buen negocio en pocas manos según lo confirma el propio alcalde: “Los malecones reciben 25 millones de visitas al año…”.

“La Perla” es otro negocio privado en el Malecón que está concesionado. Hay falta de transparencia en el lucro de estas negociaciones hechas por el saliente alcalde.

Con básicas matemáticas podemos colegir que si por año hay 25 millones de visitas y si conservadoramente asumimos que el 20% utilizan un juego mecánico, tenemos que a un costo de 5 USD por juego, el Malecón factura por ese solo rubro al año 25 millones de dólares. Y sin contar con las ganancias de las otras instalaciones, por las del mercado de comidas, entre otros. ¿A dónde van las ganancias?, ¿quiénes son los beneficiarios directos e indirectos de este gran negocio en manos de gente muy cercana al alcalde saliente?.

Mercado del Río. La facilidad, apoyo y prebendas dadas a las franquicias multinacionales de comidas contrastan con el garrote dado a los informales que buscan comerciar para llevar el pan a su casa.

Pero, ¿qué hay detrás de toda esta parafernalia millonaria? Es obvio que quieren ganar el voto de los humildes, la voluntad de todos a quienes han dado garrote todo el año, de quienes les han cobrado excesivas multas, de esos marginales que en 26 años no han recibido servicios básicos, ni una sola oportunidad del municipio, por el grave delito de ser pobres o no ser de la argolla socialcristiana.

Vergonzoso. Un extralimitado gasto justo en la antesala de las elecciones seccionales en las que Nebot tiene mucho que perder si sus candidatos pierden el favor popular.

Y vemos el Malecón lleno de castillos, de personajes de Hollywood, de luces de colores que buscan atraer la atención de los desvalidos, de los miserables de Guayaquil que en otras condiciones no tienen cabida en un privado Malecón Simón Bolivar en donde sus dueños se reservan el derecho de admisión. Y el Municipio organiza la fiesta foránea, sin identidad guayaquileña, peor ecuatoriana.

PAPA NOEL ES DE LA 6

Pero en el colmo de la desesperación y la tontería, Nebot aterriza con Papá Noel en barrios populares. Realmente ello confirma su preocupación de perder la posibilidad de dejar en el poder local a su obsecuente ex secretaria para que le cubra las espaldas.

Papá Noel baja en helicóptero a la Parroquia Febres Cordero y Nebot lo recibe. ¿Tanta es la desesperación por levantar la campaña de Viteri y Morales?

Nunca antes vimos en Nebot tanto disparate y desenfreno. ¿Será porque al dejar de ser Alcalde, ya no es nadie? ¿Sólo un ex alcalde más que vivirá disfrutando de su mansión y su fortuna en la isla Mocolí?. ¿Alguien osará fiscalizar los 26 años del gobierno local socialcristiano? El tiempo lo dirá.

IDENTIDAD “AMERICAN STYLE”

Y en esta millonaria “Parade”, ¿en dónde quedó nuestra identidad?.  ¿Y los íconos de nuestra tierra? José Joaquín de Olmedo, Vicente Rocafuerte, Ana Garaicoa, Alberto Spencer, Jacinta Sandiford, León Febres Cordero, Carlos Rubira Infante, Pancho Segura, Medardo Angel Silva, Julio Jaramillo… ¿dónde están?

No están, porque es tiempo de ganar votos y esos personajes no van con el objetivo, así que pongamos al Pato Donald, a Mickey Mouse, a los Pitufos…  estos venden más. La cultura y el civismo, que sigan esperando.

Oportunidades para nuestros jóvenes artistas y músicos, para nuestra gente de teatro, para los hábiles artesanos de la 6 de marzo, pueden esperar.

Por ahora, ganar votos a costa de deslumbrar a los pobres con exquisiteses nivel Miami, Nueva York o Hollywood es lo que importa. La identidad puede esperar.